Consejos para ahorrar en nuestro negocio

23 octubre, 2014

DSCN9418

Parece que el aumento de autónomos y de nuevas pymes sigue activo. Las personas se reinventan, crean su propio negocio e intentan salir adelante, algunos con resultados muy positivos y otros con menos suerte. Lo que está claro es que si te decides a hacer algo así lo primero que deber mirar es el ahorro en todos los sentidos. Conseguir gastar un poco menos en algo cada mes al final hace mucho y si es en más de una cosa mejor que mejor. Es por eso que debemos pensar en aquellos productos y servicios que puedan reportarnos ciertos beneficios a la larga.

Meetthings meetthings.com es una empresa que tiene venta en Internet que se dedica a la venta de productos de iluminación LED que permiten un ahorro energético y económico visible en cada factura de la luz.

Beneficiarte de algo así puede traducirse en un ahorro importante anual que al pequeño comercio puede suponerle un mundo.

Pero no sólo podemos ahorrar en la luz, pensemos por ejemplo lo que sería ahorrar un poquito cada mes en luz, agua, teléfono, materia prima, etc. Si conseguimos todo esto puede significar el éxito del negocio en según qué campos.

EL móvil por ejemplo. No utilices tu móvil personal para realizar gestiones comerciales o de negocios, sale mucho más rentable tener una línea adaptada a los autónomos sólo para este tipo de cuestiones puesto y aunque tengas que pagar dos facturas diferentes a final de mes notarás los beneficios de hacerlo de este modo porque actualmente casi todas las compañías de telefonía móvil ofrecen promociones especiales para aquellos autónomos que lo necesiten.

Con respecto al agua se pueden aplicar los mismos consejos que en casa pero esto se vuelve muy importante en tu negocio si tienes empleados. Ellos no pagan el recibo así que concienciarlos de que mantengan los grifos cerrados mientras se enjabonan las manos o que no olviden de cerrarlo bien para que no gotee puede suponer un gran ahorro, para ti y para la sequía que asola ciertas zonas españolas.

¿Y qué ocurre con la materia prima? Tener todo calculado al milímetro puede hacer que también obtengamos más beneficios. Por ejemplo, pensemos en una cafetería que sirve 30 desayunos diarios. Tal vez pensemos que poner un poco más o menos de tomate en las tostadas o un chorrito más de aceite no va a cambiar para nada la cosa pero esto no es así. Los negocios de hostelería que más beneficios están obteniendo y que siguen al pie del cañón tras todos estos años de crisis económica son aquellos que miden y pesan aquello que sirven. No se trata de ser rácanos con las cosas y hacer así que nuestros clientes prefieran irse a otro lugar, sino que se trata de poner lo justo y necesario para que la tostada esté perfecta. Ni más ni menos. Un tomate de más al día no es dinero pero 7 tomates a la semana son unos 30 tomates al mes que se traduce en más de un kilo de este producto que podríamos haber ahorrado para el mes siguiente. Y este es sólo un ejemplo aplicable a la mayoría de materias primas que vamos a utilizar en nuestros negocios. Pensemos sino en una papelería o una tienda de regalos e intentemos ahorrar en el celo que usamos para envolver dichos regalos, o en el papel decorado, o en esos caramelos que ponemos encima del mostrador para ofrecer a los clientes y a sus hijos pequeños. Todo cuenta, hasta lo más pequeño tiene un coste que debemos controlar para evitar grietas en nuestra economía empresarial.

Por eso no debemos tomarnos a risa eso de gastar un tomate de más o posponer la reforma eléctrica o el cambio de bombillas y, mucho menos, posponer la reunión con nuestros empleados en la que hablaremos de concienciarnos con el medio ambiente. No penséis que hay cosas que pueden retrasarse o que carecen de importancia porque en el mundo de los negocios, cada céntimo cuenta, y mucho.

Deja un comentario