Un caso de éxito en las redes sociales

Un caso de éxito en las redes sociales

27 Agosto, 2016

Ahora todo el mundo se sube a esto de las redes sociales, y piensa que por estar en las redes sociales ya van a aumentar sus ventas o tener mayor presencia entre sus clientes. Esto no es así y en empresas como Codetia, referente en el marketing online en Sevilla, te informan perfectamente de todo ello. Lo mejor es informar con casos prácticos, y un buen ejemplo de éxito en las RRSS es el de Munich, una empresa que seguro que te sonará cuando miras a los pies de la gente joven. Pues bien, te cuento cómo en gran parte ha llegado a ser lo que es por su política de comunicación y de posicionamiento en internet.

Como te decía, Munich es una empresa familiar que ha conseguido tener un enorme éxito en los Medios Sociales, hasta el punto de que es uno de los ejemplos más conocidos de cómo triunfar  en nuestro país. Actualmente cuentan con más de 290.000 likers en su página de Facebook. El negocio de Munich es el “Mass Customization”, abarcar pedidos masivos de zapatillas personalizadas. Es el ejemplo para cualquier Comunnity manager que está empezando en esto.

Pues bien, en agosto 2008, como puedes ver ya ha llovido, Munich abrió página en Facebook y, como acción de arranque, organizaron un evento para vender su stock aprovechando la campaña de Navidad. Se convocó a los seguidores en la fábrica. A las 8 de la mañana había cientos de personas y a las 11 ya no quedaba género. El poder de convocatoria les desbordó y no pudieron atender la demanda y recibieron muchas críticas. Aun así, Múnich pudo superar la crisis pidiendo disculpas e inventando un sistema para liquidar stocks en 2009: mediante un sistema de cita previa en el dominio Munich Mercat. A través de un formulario, los clientes se registraban y recibían, vía sms, los datos de la visita (día y hora). Este sistema fue extraordinariamente acogido.

En Facebook

Otra de las acciones con la que obtuvieron mucho éxito fue la campaña de marketing, “Munich Lavapies” en 2010, cuyo proceso se desarrolló en Facebook. La clave estuvo en el misterio: la marca comenzó a inventar historias a partir de “Munich Lavapies”, que iba a ser una venta privada, para generar expectación. En una semana tenían 10.000 likers. Para poder asistir, había que inscribirse a través de un formulario, un día y hora concretos. 7.000 personas acudieron al evento, la marca hizo un photocall de los asistentes y colgó todas las fotografías en Facebook, obteniendo un gran número de comentarios.

Actualmente cuenta con una social-shop en Facebook, “Munich My Way” que permite visionar ejemplos de personalización de sus zapatillas. Esta aplicación está disponible también para iPhone e iPad. Se basa en la posibilidad de poder crear la zapatilla que más guste al consumidor, mediante una paleta de colores que el cliente puede elegir a su gusto. En la pestaña de Facebook, haciendo clic sobre los modelos se nos dirige a su página web, con lo que han aumentado de forma espectacular las ventas.

Como puedes comprobar, no siempre el vender mucho puede ser sinónimo de haber triunfado, sin embargo, en tus manos está el saber reconducir el camino. Espero que este ejemplo te haya servido de utilidad, y hagas como muchos sectores que han encontrado en la tecnología la solución a sus problemas.